Alimentos orgánicos a tu alcance

Tags:

Aunque comer orgánico parezca una moda es algo fundamental para la buena salud, sabemos que en muchas ocasiones podría ser caro; pero, hoy te contamos cómo hacerlo para reducir el impacto en tu economía.

Es común que en nuestro día a día estemos expuestos a más toxinas que las que nuestro organismo puede desechar, para reducir el número de toxinas en nuestro cuerpo es importante que sepamos qué alimentos están más contaminados que otros, cuáles son los que recomendamos comer orgánicos y cuáles puedes consumir en su forma convencional. De esta forma podrás alimentarte sanamente sin necesidad de que sea muy caro.

Las cosechas ayer y hoy

Hace muchos años, cuando una granja alimentaba una familia o una comunidad pequeña, se comía verdaderamente orgánico. Quien comía tenía control absoluto desde qué fertilizante utilizaba, cómo mantenía saludables a sus cosechas o animales y, al final, cómo les preparaba. Al vivir en un mundo tan urbanizado esta práctica se ha ido perdiendo por lo que las grandes productoras utilizan todos los recursos posibles para generar alimento suficiente para todos y esto no necesariamente hace que sea la opción más saludable.

¿Por qué algunos alimentos son dañinos?

El hecho de tener que cumplir con la demanda mundial de alimentos ha generado prácticas poco saludables como los alimentos modificados genéticamente (GMO’s), uso de hormonas y antibióticos en animales así como pesticidas y fertilizantes dañinos que acaban en nuestro plato, es por esto que debemos informarnos acerca del origen y calidad de lo que consumimos.

Aunque sigas una dieta libre de alimentos envasados y procesados, si lo que consumes no es libre de tóxicos sigue siendo algo que, a la larga, te puede causar daño.

¡Cuidado! Orgánico no siempre es sinónimo de saludable

Cuando hablamos de productos envasados y empaquetados como galletas, cereales, botanas, etc., orgánico no necesariamente significa que es saludable. Aunque esté elaborado con algunos ingredientes orgánicos estos podrían tener un alto contenido de sodio azúcar. Por ello recomendamos revisar muy bien las etiquetas antes de comprar cualquier producto envasado o empaquetado, sea o no orgánico.

¿Qué frutas y verduras debes comprar orgánicas?

Identifica cuales son “los más contaminados” y “los más limpios”. Constantemente la EWG (Environmental Working Group) publica un listado de frutas y verduras que nombra como “la docena sucia” y “los quince limpios”. Teniendo en cuenta estas dos listas puedes consumir los que están enlistados como limpios sin que necesariamente sean orgánicos y buscar orgánicos los que están la lista de los sucios.

¡La cáscara también ayuda!

Las cáscaras ayudan a proteger la pulpa, si estás haciendo tus compras y tienes duda que deberías comprar orgánico y que no, utiliza la siguiente lógica: si tiene cáscara gruesa que no se come como la del plátano y el aguacate entonces no es absolutamente necesario que compres orgánico, si se trata de manzanas o pepinos puedes pelarlos, pero si no tienen una cáscara que los proteja como en el caso de las hojas verdes, fresas y moras entonces busca que sean orgánicos.

Tus productores locales son la opción

Las frutas y verduras de un mercado local siempre son una buena opción, aunque algunos productores no cuenten con una certificación orgánica, generalmente sus cosechas son más frescas y contienen menos pesticidas industriales.

Existen movimientos locales como Mercado del 100 en la Ciudad de México, o el equivalente en tu ciudad, estos son productores pequeños y locales que se juntan para vender alimentos orgánicos en las ciudades.

Productos de origen animal

En caso de que te sea difícil conseguir lácteos y productos de origen animal orgánicos o bien, éstos se salgan de tu presupuesto la opción también es acudir con productores locales. Es posible que haya un mercado o una pequeña granja que puede proveer los alimentos que necesitas.

También puedes recurrir a tiendas como Costco que normalmente tienen frutas y verduras orgánicas frescas y congeladas y generalmente son de precios accesibles.

Ve con la temporada

Una forma efectiva también de ahorrar al momento de comprar es asegurándote de que estás consumiendo productos de temporada. De esta forma evitas fertilizantes tóxicos que se requieren para producir ciertos alimentos todo el año en vez de la temporada a la que pertenecen. Si haces tus compras en mercados locales esto ya está prácticamente garantizado ya que ellos normalmente cosechan lo que dicta la temporada.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *